viernes, 1 de febrero de 2019


En el mes de mayo de 1908 se recibe una instancia en el ayuntamiento de Bueu, curiosamente dirigida al Sr Alcalde (hasta aquí todo normal) «y más tres de esta digna Corporación» de lo que desconocemos es el porqué de esta insólita misiva, así como quienes son los tres interpelados[1].  
La transcripción del texto es:
«Josefa R--- F--- de Beluso á V.V. respetuosamente exponen: Que visto por más de una vez, que los jugadores de la Llave en la vía ppca de Beluso, no dejan paso libre a los pollinos que van cargados de grano para os molinos de Bueu.
Suplica a V.V.  se digne tener la bondad de ordenar a los Celadores de barrio correspte, de que les avisen a dichos jugadores para que no comentan semejantes desordenes que ofenden al pueblo en el que nacieron.
Espero alcanzar del celo y bondad de V.V. lo que por necesidad le pide a exponente.
Dios guarde sus vidas por ms as.
Bueu a 13 de mayo de 1908
(firmado)»

Curioso y gratificante es saber que en menos de una semana despues el alcalde, Manuel González Graña, dio las ordenes oportunas a los Alcalde de Barrio, para que lo mencionado enla instancia no se repitiera:
«El 18 de mayo fue cumplido lo que se interesa en esta instancia, oficiando o transmitiendo ordenes sobre el particular a los alcaldes de barrio.
(firmado)»


[1] Aínda que podemos interpretar son concelleiros da parroquia de Beluso probablemente implicados na denuncia.

miércoles, 16 de enero de 2019


Si nos acercamos a la sesión plenaria del 21 de febrero de 1924 que «La propuesta de la presidencia y en atención al citado deterioro en el que están los once faroles del antiguo alumbrado por acetileno propiedad de este Ayuntamiento, que están depositados en la Consistorial, la Corporación acuerda proceder a su adjudicación mediante concurso..
Anunciado oportunamente durante un período de quince días solamente se recibe en el Ayuntamiento una solicitud para hacerse con los faroles, y no por todos sino por cuatro. La petición viene desde la Isla de Ons, de la mano de Didio Riobó Bustelo, gestor e hijo del dueño de la misma. Didio oferta pagar por cada uno de los faroles 4 pesetas.

El 20 de marzo de 1924 el alcalde Jesús Prieto tramita, a propuesta de la Corporación, el expediente de adjudicación de «faroles deteriorados» al único que participó en la puja, Dídio Riobó Bustelo.
Y así es como los faroles fueron a parar a la casa-almacén que la familia Riobó poseía en su isla, Ons.
Pero si seguimos el rastro de esos faroles retrocediendo en el tiempo llegaríamos a enero del año 1906 en que en su segundo pleno[1] después de tomar posesión de la alcaldía de Bueu, Laureano Piñeiro Domínguez[2] expone la petición de los vecinos del Príncipe (actual calle Eduardo Vincenti) para que se pongan unos faroles en su calle y lo hicieron en los siguientes términos: «... interesando de la Corporación que teniendo en cuenta la necesidad que se siente de unos faroles en la dicha calle y la precaria situación del erario público municipal, se instale por cuenta de los fondos seis faroles con sus depósitos para producir gas acetileno[3] ofreciéndose los reclamantes a sostener el alumbrado durante el año actual...».
En la sesión plenaria del 20 de enero se da cuenta, en la misma línea, de dos instancias de vecinos de la playa de Beluso y de la Ribeira (actual Montero Ríos) que desean faroles como los de la calle del Príncipe.
El Ayuntamiento encarga la misma comisión que tenía que resolver la necesidad de los puntos de luz en el Príncipe, incorporando al salazonero Clemente Lago, lo haga también para Beluso y en la Ribera.
Aunque en la sesión ordinaria del 4 de febrero de 1906 la Corporación se informó de una comunicación del Gobernador Civil de que no procedía la concesión de transferencia de crédito para los seis faroles que el ayuntamiento pensaba comprar para la calle del Príncipe, no será hasta el día 12 de ese mismo mes cuando se trate del dictamen de la comisión encargada sobre los faroles incluyendo los 5 a colocar en la Banda do Río, Ribera y Playa de Figueirón. El «Ayuntamiento resolvió que se adquirirán los nueve faroles de que se trata con todos sus accesorios y se coloquen en los lugares designados satisfaciéndose todos los gastos que con tal motivo se originen con cargo al capíto de Inconvenientes; en cuyo acuerdo no convenció al 1º Teniente D. Tomás García por no haber cantidad señalada para este fin en el presupuesto y se necesitará para otros Inconvenientes».
Como puede comprobarse que no fueron 5, ni 6 ni 9 los faroles que han tenido algunas calles y lugares de Bueu, sino 11. 


[1] Sesión ordinaria do día 14 de xaneiro de 1906.
[2] Tomou posesión o 1 de xaneiro de 1906.
[3] Xerado a partires de carburo calcio.

martes, 1 de enero de 2019


La playa de la Roiba ha dado desde principios del siglo XIX nombre al almacén de salga que está a poca distancia.
Sería Pedro Pastoriza, uno de los primeros salazoneros locales, el que iniciara su construcción con la oposición de los vecinos del “Partido Jurisdiccional de Cangas y del Coto de Bon e Villar”. Tras pasar a lo largo del tiempo por múltiples manos: Antonio Pérez, Heraclio Méndez, Manuel González Plá, Joaquín Francisco Graña Rodal y Darío Lameiro Sarachaga... Y en el año 1936 la que también se convirtiera en una fábrica de conservas está cerrada y es propiedad de un Banco de nacionalidad británica con sede en Londres: The Anglo South American Bank Ltd[1].
Hasta aquí el relato sería normal. Pero lo que nos interesa ahora es poner el foco en esta fecha, de 1936: Tras las elecciones generales, en febrero de ese año, gana la coalición de izquierdas conocida como Frente Popular lo que ha motivado una fuerte reacción de la derecha española. Lo que ha propiciado que durante unos meses el ambiente político en España se tensara de tal modo que ha servido de excusa para actos vandálicos de todo tipo. Es, en este estado de cosas, cuando el gobernador civil[2] manda con fecha 25 de junio una circular a todos los alcaldes, para que se disponga “que la fuerza de la Guardia Civil, preste servicio de vigilancia y custodia caso necesario a las propiedades y edificios de súbditos y entidades de nacionalidad británica” por ser los de esta nacionalidad los que estaban más en el punto de mira de los ‘alborotadores’.



Y así es como la Guardia Civil vigila durante un corto espacio de tiempo la fábrica, en ese momento cerrada, de A Roiba...
Con motivo de la necesidad de desprenderse de inmuebles, la entidad bancaria inglesa vende A Roiba a la sociedad Massó Hermanos que posteriormente, en el año 1948, la vende a Manuel Abalo; empresario que, tras desarrollar actividades, en sociedad de tratamiento de pescado con la familia Carballal para rematar transformando el almacén en una cetaria... 


[1] Partindo de todo unha serie de fusións bancarias en Sudamérica, fundamentalmente con capital inglés, dende 1888  fai que xurda a partires de 1907 co nome Banco Anglo Sudamericano. Logo dunha grande expansión comeza nesas mesmas datas de 1936 cunha grande caída polo que foi absorbido sobre todo polo Bank of London and South America.
[2] Gonzalo Acosta Pan, do Partido Republicano Radical-Socialista. Estivo de Gobernador Civil e Pontevedra (anos antes tameno fora de Biscaia) dende o 26 de febreiro de 1936 ata a sublevación das tropas de Franco (18 de xullo) que foi apresado e posteriormente fusilado na Caeira o 8 de setembro.

sábado, 22 de diciembre de 2018


Manuel Riobó Gimeráns, nacido en Meiro el 10-3-1863 (aunque luego vivió en Cela de donde eran originario Juan, su abuelo paterno) y conocido como el que comprara la Isla de Ons que luego dejaría a sus hijos. Pero do que hora quiero hablales es de su papel como médico; médico no atajando brotes de tifus en Ons o de cólera o viruela en Filipina o de forense en Vigo sino como médico firmante de los partes de baja a cuatro vecinos de Beluso, O Valado, O Enleito e Bueu que habían sido nombrados Alcaldes de Barrio y que no querían llevar esa responsabilidad desde que accediera a la alcaldía, Agustín García Parada, el 1 de enero de 1910. Curioso es que tres de ellos lo hicieron el mismo día que un nuevo equipo municipal tomaba posesión. Por si sirve de pista para interpretar los datos que aparecen a continuación, decir que el Sr. Riobó ha sido concejal con el anterior alcalde, Clemente Lago, hasta finales de 1809.

Partes de Baja:
El de Beluso era Luís M., vecino de A Rosa a quien “reconocido (27-1-1910) y examinado se encuentra afectado de una Amiotrofia localizada al miembro inferior izquierdo con deformidad de los pies del mismo lado, sostenida esta afección por profunda alteración nerviosa; padecimiento que vienen sufriendo desde la niñez, inutilizándolo para la progresión y por lo tanto para el desempeño del cargo de Alcalde de Barrio para el que recientemente ha sido nombrado.”
El de O Valado, Francisco C. R. (27-1-1910) a quien después de reconocerlo lo encontró “afectado una voluminosa hernia inguinal externa del lado derecho que le impide todo movimiento forzado y la locomoción en determinados estados obligándole a guardar cama con bastante frecuencia; padecimiento que le inutiliza para desempeñar el cargo de Alcalde de Barrio para el que recientemente ha sido nombrado.”
El de Enleito, Benito L. L. (27-1-1910) a quien después de reconocerlo lo encontró “afectado de un reumatismo muscular crónico con exacerbaciones subagudas seguidas de dolores musculares que le obligan a guardar cama en aquellos períodos; estos estados caracterizados como enfermedades a frigore manifiestas, se desenvuelve por enfriamiento del organismo impidiéndole dedicarse [...] al desempeño del cargo de Alcalde de Barrio para el que recientemente ha sido nombrado.”
El de Bueu, era Francisco Fernández S. (22-5-1910) y este tenía, al decir del doctor, una hernia inguinal del lado derecho que le impide en determinados estados ejercitar los fundamentos de la locomoción [...] por lo tanto imposibilitado para el desempeño del cargo de Alcalde de Barrio para el que recientemente ha sido nombrado.”

viernes, 7 de diciembre de 2018


Un martes, dieciséis de abril do año 1878 se presenta a la alcaldía de Bueu un oficio de denuncia porque en Cela no había uno, ni dos, sino hasta tres herreros que estaban ejerciendo la profesión en la misma parroquia e ilegalmente a tenor del denunciante, el también herrero, Ventura Reino. En la acusación que había hecho el Sr. Ventura dice que non están subscritos en la “matrícula de subsidio” para ejercer dita profesión y que así se perjudica a la Hacienda y a los intereses del que denuncia.
Denuncia por intrusismo laboral


jueves, 1 de noviembre de 2018

En el mes de octubre de 1927 el alcalde de Bueu emite una Orden en la que se prohíbe expresamente vender vino nuevo antes do 1º de noviembre y lo hace en los siguientes términos:
Por la presente se advierte a todos los expendedores de vinos de este Municipio, que se abstengan de vender el que procede de la cosecha de este año, hasta el 1º de Noviembre próximo por los graves trastornos que pueda acarrear a la salud en general; significando que todo aquel que contravenga lo aquí dispuesto, será castigado sin contemplación alguna.
Bueu 7 octubre 1927
El Alcalde
Camilo Davila






Interesante también es la relación de los ‘expendedores de vinos’ del municipio que puede leerse en las firmas por las que se dan por enterados de la citada Orden de la alcaldía: Manuel Estévez; Lino Pérez Paz; Manuel Geno; José Verdeal; Agustín Pérez; Carmen Camiña; José Portela; Eugenio Fernández; Carmen Gómez; Ramón Álvarez; Herminia Villanueva; Clemente Lago; Francisco Cerviño; Antonio Cerviño; Felicidad Rodríguez; Salvador Gil Loira; Ramón Fazanes; Juan Cestay; Avelina Portela; Manuela Masenlle; Agustín Pastoriza; Rogelio Padín; Agustina Garrido; Manuel García; José Calviño; Juan Riobó; José Collazo; Carmen Vidal; Benito Estévez; Francisco Rúa; Francisco Estévez; Víctor Carballo; Peregrina Álvarez; José Soliño; Esperanza Bustelo; María Abelarda; Rosa Rúa; Alejandro García; Carmen Domínguez; José López Castro; José Portela; Manuel Portela; Manuel Carballo; Nazario Rúa; Francisco Escaneo; Viuda Moledo; Manuel Otero; Andrés Cerviño; Antonio Graña; Avelina Pérez; Benito Santos; Francisco Novas; Eligio Prieto; Carmen Paredes; José Ogando; Manuel Portela; José Freire; José Costas; Virtuosa Estévez.

jueves, 18 de octubre de 2018


Dende hace muchos años el secreto de la iglesia nueva de la isla de Ons no es un secreto, cuando menos para un reducido grupo de personas. Parte del mismo apareció publicado en una página de Facebook[1] pero no tuvo la repercusión que pienso que debería tener.
Una visita a la isla hace pocos días rasgó el silencio que a lo largo de los años imponía la ‘modestia’ del protagonista del ‘enigma’ de la iglesia nueva: La autoría del poema que puede leerse en el tímpano de la capilla.
Autor frote á obra
 Sin mencionar el nombre del autor, les voy comentar alguna cusa alrededor del poema y de cómo este habría llegado allí:
A mediados de los años sesenta del siglo pasado, cuando la iglesia y el poblado de Curro en Ons eran algo más que proyecto del Instituto de Colonización, le propusieron al profesorado de Bueu que hicieran una especie de concurso de poesía sobre a illa de Ons. Los alumnos, sin saber la finalidad del mismo, lo llevaron como tarea para casa siendo la entrega del mismo voluntario. Nuestro protagonista escribió un pequeño poema, pero posteriormente decidió no entregarlo, por ser muy exigente consigo mismo y no parecerle de calidad. Pero la casualidad hizo que lo viera un amigo a quien le gustó tanto que lo estuvo animando durante un tiempo para que lo entregara, como así se hizo al maestro Manuel Omil. En los días siguientes a la entrega los alumnos estaban a la espera de algún tipo de reconocimiento el premio pero pasado el tiempo, nunca más se ha vuelto a hablar de los poemas y pronto todos se olvidaron de los mismos.
Bastantes años después, y con motivo de una visita a la isla de Ons, nuestro protagonista se quedó pasmado ante algo que había realizado en su adolescencia y que estaba impreso en cerámica y, para mayor ‘vergüenza’, expuesto a las miradas de todos. Una mezcla de sensaciones encontradas lo habría de perseguir durante bastante tempo. Era el mismo poema con una sola palabra cambiada: en donde el escribiera ‘isliña’ ahora era ‘illiña’. Decidió no contárselo a nadie que no fueran de su familia o amigos muy cercanos. Ha sido un secreto que a lo largo de los años todos guardamos por expreso deseo del autor. Aunque que parezca paradójico sigo respetando los deseos del amigo, pero también creo que sería relevante que se supiera quien escribió algo que miles de personas lo han leído desde hace algo más de cincuenta años.

SANTO
San Xaquinciño da Illa                           Esta illiña gallega
dainos un ventiño en popa                    defensa da nosa Ría
pra chegar o a noso porto                      e devota a San Xaquín
que temos a vela rota                            o pai da Virxen María.

[1] De ‘... o Morrazo’ una entrada del 9 de mayo de 2013.