viernes, 7 de diciembre de 2018


Un martes, dieciséis de abril do año 1878 se presenta a la alcaldía de Bueu un oficio de denuncia porque en Cela no había uno, ni dos, sino hasta tres herreros que estaban ejerciendo la profesión en la misma parroquia e ilegalmente a tenor del denunciante, el también herrero, Ventura Reino. En la acusación que había hecho el Sr. Ventura dice que non están subscritos en la “matrícula de subsidio” para ejercer dita profesión y que así se perjudica a la Hacienda y a los intereses del que denuncia.
Denuncia por intrusismo laboral


jueves, 1 de noviembre de 2018

En el mes de octubre de 1927 el alcalde de Bueu emite una Orden en la que se prohíbe expresamente vender vino nuevo antes do 1º de noviembre y lo hace en los siguientes términos:
Por la presente se advierte a todos los expendedores de vinos de este Municipio, que se abstengan de vender el que procede de la cosecha de este año, hasta el 1º de Noviembre próximo por los graves trastornos que pueda acarrear a la salud en general; significando que todo aquel que contravenga lo aquí dispuesto, será castigado sin contemplación alguna.
Bueu 7 octubre 1927
El Alcalde
Camilo Davila






Interesante también es la relación de los ‘expendedores de vinos’ del municipio que puede leerse en las firmas por las que se dan por enterados de la citada Orden de la alcaldía: Manuel Estévez; Lino Pérez Paz; Manuel Geno; José Verdeal; Agustín Pérez; Carmen Camiña; José Portela; Eugenio Fernández; Carmen Gómez; Ramón Álvarez; Herminia Villanueva; Clemente Lago; Francisco Cerviño; Antonio Cerviño; Felicidad Rodríguez; Salvador Gil Loira; Ramón Fazanes; Juan Cestay; Avelina Portela; Manuela Masenlle; Agustín Pastoriza; Rogelio Padín; Agustina Garrido; Manuel García; José Calviño; Juan Riobó; José Collazo; Carmen Vidal; Benito Estévez; Francisco Rúa; Francisco Estévez; Víctor Carballo; Peregrina Álvarez; José Soliño; Esperanza Bustelo; María Abelarda; Rosa Rúa; Alejandro García; Carmen Domínguez; José López Castro; José Portela; Manuel Portela; Manuel Carballo; Nazario Rúa; Francisco Escaneo; Viuda Moledo; Manuel Otero; Andrés Cerviño; Antonio Graña; Avelina Pérez; Benito Santos; Francisco Novas; Eligio Prieto; Carmen Paredes; José Ogando; Manuel Portela; José Freire; José Costas; Virtuosa Estévez.

jueves, 18 de octubre de 2018


Dende hace muchos años el secreto de la iglesia nueva de la isla de Ons no es un secreto, cuando menos para un reducido grupo de personas. Parte del mismo apareció publicado en una página de Facebook[1] pero no tuvo la repercusión que pienso que debería tener.
Una visita a la isla hace pocos días rasgó el silencio que a lo largo de los años imponía la ‘modestia’ del protagonista del ‘enigma’ de la iglesia nueva: La autoría del poema que puede leerse en el tímpano de la capilla.
Autor frote á obra
 Sin mencionar el nombre del autor, les voy comentar alguna cusa alrededor del poema y de cómo este habría llegado allí:
A mediados de los años sesenta del siglo pasado, cuando la iglesia y el poblado de Curro en Ons eran algo más que proyecto del Instituto de Colonización, le propusieron al profesorado de Bueu que hicieran una especie de concurso de poesía sobre a illa de Ons. Los alumnos, sin saber la finalidad del mismo, lo llevaron como tarea para casa siendo la entrega del mismo voluntario. Nuestro protagonista escribió un pequeño poema, pero posteriormente decidió no entregarlo, por ser muy exigente consigo mismo y no parecerle de calidad. Pero la casualidad hizo que lo viera un amigo a quien le gustó tanto que lo estuvo animando durante un tiempo para que lo entregara, como así se hizo al maestro Manuel Omil. En los días siguientes a la entrega los alumnos estaban a la espera de algún tipo de reconocimiento el premio pero pasado el tiempo, nunca más se ha vuelto a hablar de los poemas y pronto todos se olvidaron de los mismos.
Bastantes años después, y con motivo de una visita a la isla de Ons, nuestro protagonista se quedó pasmado ante algo que había realizado en su adolescencia y que estaba impreso en cerámica y, para mayor ‘vergüenza’, expuesto a las miradas de todos. Una mezcla de sensaciones encontradas lo habría de perseguir durante bastante tempo. Era el mismo poema con una sola palabra cambiada: en donde el escribiera ‘isliña’ ahora era ‘illiña’. Decidió no contárselo a nadie que no fueran de su familia o amigos muy cercanos. Ha sido un secreto que a lo largo de los años todos guardamos por expreso deseo del autor. Aunque que parezca paradójico sigo respetando los deseos del amigo, pero también creo que sería relevante que se supiera quien escribió algo que miles de personas lo han leído desde hace algo más de cincuenta años.

SANTO
San Xaquinciño da Illa                           Esta illiña gallega
dainos un ventiño en popa                    defensa da nosa Ría
pra chegar o a noso porto                      e devota a San Xaquín
que temos a vela rota                            o pai da Virxen María.

[1] De ‘... o Morrazo’ una entrada del 9 de mayo de 2013.

lunes, 1 de octubre de 2018

El día 4 de junio de 1939 el comandante del puesto de la Guardia Civil de Bueu envía un oficio al alcalde de Bueu solicitándole que admita en el Depósito Municipal, á espera de lo que decida el Gobernador Civil, a 5 mujeres, todas de Cangas, detenidas por compra-venta de huevos sin la tarjeta-autorización del Negociado de Abastos. Les requisaron 292 huevos en total.
Llevaban seis días detenidas cuando el alcalde recibe comunicación del gobernador de que les ponga 15 días de prisión de los que se descontarían los que ya llevaban en esta. Y en un segundo oficio el gobernador le indica al alcalde que debe vender los huevos al ‘precio de tasa’ y poner lo recaudado a disposición de la autoridad gubernativa.
El día 20 de ese mismo mes el alcalde envía comunicación de que los 292 huevos habían sido vendidos por 75,15 pesetas y fueran depositadas a través de una cuenta del Banco Hispano Americano en la cuenta del Jefe Provincial de Abastos.




Por si pareciera que lo narrado hubiera sido una excepción ejemplarizante decirles que no ha sido así, era un suceso bastante habitual. Como ejemplo, en el mismo Bueu, el mismo comandante de Puesto detiene, seis días después a otra vecina de Cangas también como ‘traficante de huevos’ y la envía al Depósito Municipal a la espera de lo que dispusiese el gobernador. La habían decomisado 42 ovos. El Delegado Provincial de Abastos manda vender los 42 ovos y el importe habría que entregarlo a “Comisos de la Delegación de Abastos”...



martes, 25 de septiembre de 2018

Ahora que se está dando por rematada la campaña de verano es el momento de hacer balance o, cuando menos, pararse unos instantes a reflexionar y hasta de echar la vista atrás para comparar.
Lo que para unos ha sido una buena o excelente temporada para otros, “un agobio de gente”.
No seré quien ponga trabas a estas cavilaciones, ya sean positivas o negativas. Lo que quiero es mostrar esa otra mirada en el tiempo en la que aparecen las reiteradas alabanzas de Bueu como lugar que quiere proyectar su potencial de seducir a los posibles visitantes para que no solo tiendan puentes en la economía local sino que la enriquezcan culturalmente facilitando el progreso en todas las direcciones.
Como primer ejemplo, al menos por ahora, os muestro lo que un corresponsal bueués hacía a finales de agosto del año 1906 en el diario pontevedrés La Correspondencia, bajo la firma ‘X’ y con el título ‘De veraneo :
La Correspondencia Gallega_diario de Pontevedra - 29 agosto 1906 pág. 1
Esto de las subsistencias me lleva de la mano á lo que pudiera ser Bueu si no se procurasen comodidades a los forasteros facilitando los medios de subsistencia: porque Bueu, que es verdaderamente hermoso, con puerto limpio, seguro y extenso, en exuberante y rica llanura, de atractivo paisaje, de cielo azul en despejado y amplísimo horizonte, clima benigno, con playa de más de un kilómetro, en una concha cerrada por cinta de bonitas edificaciones, formando un lindo pueblecito lleno de establecimientos industriales y mercantiles, cuya riqueza, si está conocida no va bien encauzada; no tiene Bueu viviendas para forasteros, ni alicientes para los bañistas, ni siquiera plaza o mercado diario […]”
Y luego dando su particular visión de quienes son aquellos que nos visitan y hasta poniendo una relación de los visitantes que considera más relevantes:
...los forasteros vienen aquí atraídos nada más que por relaciones de familia, ó por otras causas de amistad ó interés, que los acerque á estas playas donde están veraneando, el acreditado y conocidísimo ingeniero industrial, inteligente director de la notable revista “Artes-Industrias” de Barcelona D. Gerónimo Bolívar, con su señora e hijos, que vino a esta playa al lado de sus hermanos; el ilustrado catedrático del instituto de Reus, literato y publicista Sr. Saiz Armesto, con su señora, madre política e hijos, que tienen aquí su casa solariega de los Aldaos; la familia del señor Romero, escritor y periodista filipino, que ha venido a renovar las relaciones de amistad que de antiguo le unen con el reputado Doctor Riobó, hijo de Bueu; y los señores de García Cobas de Pontevedra, padres políticos de los señores Massó, a cuyo lado pasan estos días. Muchísimo se podría hacer para que los de fuera, conociendo este país, vengan á pasar la temporada del calor en estas playas; más hoy no lo pedimos...”